domingo, 17 de marzo de 2013

TUBERCULINUM (T.K. Tuberculina de Roch. Obtenido de un Cultivo de Mycobacterium Tuberculosis)

MENTALES
*** 1 Muy marcados deseos de viajar o de vagabundear; es cosmopolita, no puede quedarse mucho en el mismo lugar o ciudad. Esto sucede, esencialmente, por su modo de ser o temperamento cambiante o variable, que hace que le gusten los cambios de ambientes, de paisajes, de personas, etc.
*** 2 Es clásico el miedo a los perros (y otros animales, como los gatos), muy marcado y el temor como si fuera a pasar algo, asi como una exacerbación general del miedo al despertar. Temor antes de ir al médico ó al dentista.
*** 3 En los niños, hay características mentales bien destacadas: ansiedad, dificultad en pensar y comprender; irritabilidad (ni toleran que los miren), terquedad, inquietud, impudicia; y son gritones, sobre todo durmiendo.
*** 4 Marcada irritabilidad al despertar, especialmente a la mañana; nada lo conforma ni lo satisface. Se ofende fácilmente, es muy susceptible. Amenaza, quiere romper cosas, a veces hasta se golpea la cabeza contra la pared u otros objetos o cosas; grita, insulta, blasfema; es terco, resentido o vengativo; destructivo.
*** 5 Su temperamento, además de cambiante, es alternante, yendo de un extremo caracterológico a su opuesto: es alegre y feliz o melancólico, triste y quejoso, gimíendo fácilmente (por la menor causa) o llorando apenas le hablan; es suave y dulce o se pone muy irritable o gritón; es muy indolente (con gran aversión al trabajo) o, por el contrario, muy laborioso y trabajador; es taciturno, y se vuelve locuaz (más con la fiebre), pasando rápidamente de un tema a otro o hablando sin sentido.
** 6 Siempre vive esperanzado, lleno de esperanzas, aún en situaciones de salud que no las justifican.
** 7 Intelectualmente, tiene dificultades en pensar y comprender, está como aturdido o embotado. Está peor por los esfuerzos mentales, pudiendo llegar a presentar trastornos por surmenage intelectual. La memoria es escasa, sobre todo para recordar personas, o lo que acaba de decir o está por decir. Idiocia, especialmente si el paciente grita estridentemente. Confusión caminando al aire libre. Puede, de todos modos, en otros pacientes, haber gran claridad mental, o una tendencia a tener pensamientos persistentes sobre todo de noche.

GENERALES
*** 11 En personas con antecedentes personales o familiares de tuberculosis, o que han estado en contacto más o menos prolongado, o conviviendo, con algún tuberculoso o tosedor crónico sospechoso, aún muchos años atrás o en su infancia. Tal vez sea la razón más frecuente de la prescripción de Tuberculinum, especialmente en aquellos casos, cualquiera sea la enfermedad que padezca el paciente, en que el remedio bien elegido falla en aliviar o curar permanentemente.
*** 12 Toma frío (o se resfría) con gran facilidad, sin saber ni cuándo ni cómo ni dónde; parecería que se resfría "cada vez que respira un poco de aire fresco" (Allen). No termina un resfrío cuando ya está comenzando otro.
*** 13 Los síntomas están siempre cambiando; los trastornos afectan un órgano, luego otro los pulmones, el cerebro, los riñones, el higado, el estómago, el sistema nervioso comenzando y cesando bruscamente. Los dolores son esencialmente variables, cambiantes y erráticos, y habitualmente comienzan y terminan repentinamente.
*** 14 Presenta un adelgazamiento progresivo, rápido y acentuado, aún sintiéndose bien y, a menudo, a pesar de que come mucho, y con tanta hambre que debe levantarse de noche a comer. Adelgazamiento en niños de tamaño chico. En general, el adelgazamiento se acompaña de una gran debilidad o fatiga progresivos, con un cansancio tan terrible, sobre todo de las rodillas para abajo, que apenas le permite caminar, agotándose por el más pequeño paseo. La debilidad es especialmente producida o agravada por los sudores, sobre todo los nocturnos, y se acompaña con frecuencia de un deseo constante de cambiar de lugar, porque no se encuentra cómodo en ninguna parte.
*** 15 Peor: por el frío, el frio húmedo, el baño frío, entrar a un lugar frío; por cambios de tiempo, especialmente de frío a calor; por el calor general o de la habitación; por la humedad; antes de las tormentas; por los esfuerzos o por el menor ejercicio; de mañana o al anochecer; en la cama, al comienzo del sueño, y de noche a partir de las 3 horas; en una habitación cerrada; parado; después de comer. Mejor: por el calor de la cama; por caminar rápido; por el movimiento; en reposo; al aire libre, con un gran deseo de aire libre y fresco, con necesidad de tener las puertas y ventanas abiertas ó que le dé el viento. Lateralidad izquierda.
** 16 Especialmente útil en individuos mentalmente activos y precoces, pero físicamente débiles; habitualmente (no siempre) flacos, y muchas veces encorvados.
** 17 Adenopatías con un grado desusado de hipertrofia e induración, y con lo localizaciones bien precisas (ver Particulares), adoptando a menudo la forma de cordones nudosos.
** 19 Llamaradas de calor con sudores. Epilepsia. Temblores.

DESEOS Y AVERSIONES
*** 20 Deseo: de carne ahumada, de cerdo, de jamón gordo (especialmente el crudo), de grasas, de carne; de leche fria; de dulces; de sal y alimentos salados; de bebidas alcohólicas; de golosinas o bocados exquisitos; de cosas refrescantes; de helados.

PARTICULARES
** 22 Vértigo más de mañana, por erguirse de estar agachado; con oscurecimiento de la visión, náuseas, palpitaciones. Calor en la cabeza. Pesadez en el vértex. Mete profundamente la cabeza en la almohada, o la mueve haciéndola girar de un lado a otro. Meningitis tuberculosa. Cefaleas muy crónicas, periódicas, cada 7 a 14 días; con dolores intensos, agudos, cortantes, lancinantes, desde encima del ojo derecho extendiéndose a la región occipital derecha, o desde el ojo derecho al oído izquierdo, atravesando todo el cráneo; o dolor como si tuviera un círculo de hierro rodeándole la cabeza. Cefaleas en escolares o estudiantes, sobre todo en niñas, peor por el menor trabajo intelectual, por estudiar, por leer o forzar los ojos; especialmente cuando hay antecedentes tuberculosos. Cefalea frontal de 10 a 15 horas. Plica polónica.
** 25 Corizas a repetición, con estornudos y dolores en los dientes y oídos. Forúnculos muy pequeños y dolorosos en la nariz, o pustulitas, rodeando comedones. Coriza crónico. Secreción nasal purulenta, espesa, amarillenta o amarilloverdosa, fétida, con olor a queso en mal estado; o la secrecion cae hacia atrás. Costras en la mucosa nasal. Epístaxis de sangre de color rojo vivo. Sudores en la nariz.
*** 26 Cara roja después de mediodía: en zonas circunscriptas; durante la fiebre; está roja del mismo lado del pulmón afectado. Cara pálida, enfermiza, con oleadas de calor. Labio superior hinchado. Sacudidas en los músculos facíales. Herpes en los labios. Herpes círcinado en la cara. Pústulas en la cara, en el mentón y en la nariz. Acné facial; rosácea. Comedones que se ulceran, en el mentón y la nariz. Labios secos; con ampollas negras.
*** 27 Rechina los dientes durmiendo (es muy característico de Tuberculinum). Siente los dientes flojos. Fuliginosidades en los dientes. Siente los dientes como pegados entre sí por una sustancia aglutinante, viscosa, y como si fueran demasiados para su cabeza.
*** 29 Sequedad, constricción, sensación de raspado en la faringe; cosquilleo que provoca tos. Hipertrofia e hinchazón crónica de las amigdalas. Amigdalitis, con dolores ardientes que se extienden a los oídos. Absceso retrofaríngeo. Disfagia, con dolores intensos al tragar. Carraspea y saca trozos caseosos de las amígdalas. Dolores en el cuello, de mañana, con deglución dolorosa. Induración e hipertrofia de ganglios como cordones con nudos, en todo el cuello y en la región cervical que, a veces, supuran.
*** 32 Alterna constipación con diarrea. Constipación con heces secas y duras, gases y cólicos. Diarrea que lo saca de la cama por la mañana temprano, hacia las 5 horas, brusca, con deseos imperiosos, indolora; peor por el movimiento y antes o durante la menstruación; con heces acuosas, marrones o negras o claras, lientéricas, corrosivas, siempre expulsadas en chorro y de olor fétido, pútrido o a queso rancio; acompañándose de gran debilidad, copiosos sudores nocturnos, adelgazamiento (aunque coma bien) y, a veces, tos. Diarrea en niños que dura semanas, con gran adelgazamiento y agotamiento y con palidez cianótica. Puede haber diarrea diurna. Incontinencia de materias fecales cuando duerme o al salir flatos. Las hemorroides (crónicas y grandes) sangran cuando salen heces secas, grandes y duras. Prurito anal. Constricción en el recto.
** 34 Deseos sexuales aumentados, excesivos y, a veces, violentos en el hombre. Tendencia a la masturbación. Erecciones en niños. Testículos hinchados y dolorosos, más a la derecha; dolor en el cordón espermático izquierdo. Hidrocele.
 ** 35 Menstruaciones muy adelantadas, cada 20 días, muy abundantes y prolongadas; con coágulos; muy dolorosas, con dolores agudos en el hipogastrio y en la región lumbosacra, que se agravan caminando, casi impidiéndole hacerlo; a veces son verdes, y se presentan irregularmente. La primera menstruación comienza tardíamente. Amenorrea. Fuerte tendencia a la masturbación. Flujo irritante, con calor vulvar. Dolores ardientes en los ovarios. Las menstruaciones reaparecen muy pronto después del parto. Relajacíón del esfínter ivaginal. Prolapso de útero. Fibrorna uterino. Dolor e hinchazón premenstrual de los senos o al comienzo o durante la menstruación, con secreción láctea. Tiene leche en los senos aunque no está embarazada, sobre todo antes o durante la menstruación, o por supresión de la misma. Cáncer de seno. Tumores mamarios benignos.
*** 36 Ronquera dolorosa intermitente; la voz se aclara un día o dos, luego reaparece la afonía. Hiperemia de las cuerdas vocales, con pequeñas ulceraciones. Tuberculosis laríngea. Tos irritante, sobre todo al anochecer y de noche, impidiéndole dormir al paciente, con dolores torácicos que irradian a los brazos. Tos al enfriarse o por bebidas frías; peor por hablar o leer en voz alta, en una habitación calurosa, durmiendo o durante la fiebre. Tos seca, sofocante, antes del escalofrío. Expectoración espesa, amarillenta o verdosa; globulosa; mucopurulenta de mañana; fácil; acuosa. Catarro crónico en ancianos. La tuberculosis pulmonar comienza en los vértices habitualmente en el izquierdo; incipiente. Intensa sofocación, sobre todo en una habitación calurosa. Extrema rapidez de la respiración sin verdadera disnea, y que cesa apenas le hablan. Necesidad intensa de respirar aire fresco, haciendo inspiraciones profundas. Presión y calor en el tórax. Dolores torácicos en los costados, generalmente punzantes, predominando en el lado izquierdo (especialmente en el vértice) y de noche, agravándose por cualquier movimiento o por reírse. Dolor en la axila al levantar el brazo. Lesiones cavitarias pulmonares. Neumonía caseosa. Hepatización pulmonar. Abscesos de pulmón. Lesiones pleurales tuberculosas.
*** 41 Escalofríos al bañarse; por ansiedad; a las 17 o a las 19 horas, o de noche en cama, siguiendo hasta medianoche; cuando comienza a dormirse; cada 21 días. Fiebre héctica; insidiosa; intermitente, crónica; con escalofrios y estremecimientos por destapar las manos o el cuerpo. Aversión a destaparse. Recaídas de fiebres intermitentes. Sudores copiosos nocturnos, sobre todo después de medianoche; o a la mañana al despertar; o en la cabeza de noche; o durmiendo. Sudores por el menor esfuerzo físico y mental; tiñen la ropa de amarillo.

COMPLEMENTARIOS: Psorinum. Sulphur, Calcarea Carbonica, China, Bryonia. "Sigue a Psorinum como un remedio constitucional en la fiebre de heno y el asma (Allen). Cuando Tuberculinum falla, Syphilinum a menudo lo sigue ventajosamente, produciendo una reacción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...