lunes, 24 de diciembre de 2012

SPIGELIA (S. Anthelmia)

GENERALES
*** 4 Es uno de los más importantes medicamentos de las neuralgias agudas y paroxísticas, muy violentas; ardientes, desgarrantes, punzantes o como aguajas calientes o como lanzazos o puñaladas, o presivas de dentro afuera y de abajo arriba; que irradian y se extienden a otras partes; con sensación de presión, de estallido, de aumento de tamaño o de cuerpo extraño en el lugar afectado, o de frío o ardor; peor por el movimiento, el tacto, las sacudidas, cambios de tiempo (especialmente tormentoso) y siguiendo con su intensidad la curva solar; mejor por la inmovilidad; especialmente localizadas en el nervio trigémino (ojos, dientes, cara), en los nervios intercostales, en la región occipital, etc.
** 6 El cuerpo es muy sensible y doloroso al tacto, y siente fría la parte tocada; al tocarla, se propaga un estremecimiento a todo el cuerpo.

PARTICULARES
*** 9 Vértigo al mirar fijo hacia abajo, caminar o estar parado, con tendencia a caer y con náuseas. Cefalea neurálgica violenta, generalmente unilateral (predominando a la izquierda) y periódica, errática o en puntadas como chispas eléctricas, que comienza en el occipucio, irradiando a la región frontal para fijarse arriba de un ojo, generalmente el izquierdo; con sensación de pulsaciones o estallido; que comienza al levantarse el sol, alcanza su máximo a mediodía, y va disminuyendo cuando va bajando el sol; peor de mañana en cama, por el movimiento más leve, por cada sacudida o paso en falso, por el esfuerzo de defecar, por el menor ruido, al abrir la boca, al toser o hablar fuerte y caminando al aire libre; mejor acostado con la cabeza alta y por lavársela con agua fría. Sensación de tener una banda apretada en la cabeza; o de tener el cerebro suelto, al sacudir o girar la cabeza o caminando; o siente la cabeza agrandada.
*** 10 Intensa neuralgia ocular, con dolores agudos, a veces como agujas que atraviesan los ojos, peor por el más mínimo movimiento o por un paso en falso; no puede girar los ojos, está obligado a girar todo el cuerpo para mirar hacia un lado. Es, posiblemente, el medicamento más importante del glaucoma agudo, con intensos dolores oculares presivos de dentro afuera, o punzantes que irradian desde los ojos hacia atrás y adentro, peor en el izquierdo, de mañana o de noche, peor por el aire libre o frío húmedo o tormentas, por esfuerzos visuales, girando los ojos hacia un lado u otro; los dolores se extienden alrededor de los ojos y al seno frontal, y se acompañan de cefalea frontal sobre el ojo izquierdo (o derecho); con midríasis, conjuntivas inyectadas, lagrimeo acre y abundante, visión turbia y sensación de agrandamiento de los ojos; con náuseas y vómitos por los dolores. Calor y ardor en los ojos que lo obligan a tenerlos cerrados. Dolor en la órbita izquierda como si fuera presionada de arriba abajo. Lagrimeo copioso con los dolores, en el coriza o con la fiebre. Siente los párpados duros e inmovilizados, como paralizados, peor el superior; le cuesta abrirlos. Tendencia a parpadear. Gran fotofobia. Párpados inflamados y ulcerados. Estrabismo por parásitos u otras causas; convergente. Midriasis. Presbicia. Ve chispas, rayas luminosas, cosas encendidas. Ve un mar de fuego al cerrar los ojos. Siente pelos o plumas en las pestañas, peor al moverlas. Trastornos de la acomodación; ningún cristal le sirve. Neuralgia ciliar. Oftalmias reumáticas.
** 13 Cara pálida, con ojeras amarillas; o roja, con sudores; labios y mejillas a ratos muy rojos, y a ratos pálidos. Labios ardientes, peor a la derecha en el superior. Cara abotagada después de dormir. Neuralgia facial o del trígémino (es uno de los más importantes medicamentos), incluyendo la órbifa, hueso malar, dientes y sien, izquierda a derecha, que aparece especialmente de día (siguiendo con su intensidad un curso paralelo al del sol) o a las 2 de la madrugada o por tiempo frío y lluvioso; con dolores ardientes, tironeantes, punzantes o desgarrantes, extendidos al oído, nariz, sien, mandíbula o cuello; y que se agravan a mediodía, al aire libre, al masticar, por tomar té o café, por el humo del tabaco, por la humedad, comiendo, por las sacudidas, por la luz, acostado del lado dolorido, por el menor movimiento y los ruidos, por el menor contacto, al levantarse de la cama, al agacharse, cuando mueve el vientre, hablando y al despertar; mejoran por el calor, acostado sobre la cara o por la presión; los dolores vienen y se van de golpe o por el sol. Dolor en la mandíbula derecha como si se la arrancaran de la articulación, solo cuando mastica. Puntos negros en el labio superior. Exóstosis en la apófisis orbítaria del malar.
** 19 Trastornos reflejos por parasitosis intestinales, especialmente oxiuriasis y ascaridiasis: cefaleas, prurito nasal y anal, tartamudez, cólicos, dolores oculares y violentos palpitaciones. Diarrea con heces liquidas y blancas, o solo de mucosidades. Heces duras, nodulares y difíciles de evacuar, con mucosidades. Prurito anal y sensación de hormigueo en ano y recto. Puntadas en el períné. Escirro del recto o colon sigmoideo con dolores atroces e intolerables (Allen).
** 22 Ronquera. Tos violenta, seca, corta, hueca, por irritación traqueal, produciendo dolorimiento o dolor excoriante en el tórax y, a veces, sofocación; peor al aire libre. Disnea peor al hablar o por el anenor movimiento (más al elevar los brazos) y acostado del lado izquierdo; solo puede estar acostado sobre el lado derecho o con la cabeza alta. Dolores desgarrantes bajo el pezón izquierdo, extendidos al omóplato y brazo izquierdos, peor durante la inspiración o por una respiración profunda. Afecciones torácicas con dolores punzantes o como por agujas, que son sincrónicos con el pulso y se agravan por el movimiento y en tiempo frío y húmedo. Neuralgias íntercostales con dolores punzantes en los costados del tórax, sobre todo a la izquierda, peor por toser, inspirar o respirar, por el movimiento y acostado sobre el lado izquierdo (solo puede acostarse sobre el lado derecho).
*** 23 El corazón es, sin duda alguna, el órgano de máxima acción de Spigelia. Hay una intensa taquicardia con violentas palpitaciones visibles a través de la ropa, y audibles aún para el paciente mismo, sobre todo si está acostado; aparecen o se agravan de mañana, de noche en cama, inclinando el tórax hacia adelante, por esfuerzos o por el más mínimo movimiento, al levantar los brazos, durante la inspiración profunda, durante las cefaleas, acostado sobre el lado izquierdo, sentado y durante la menstruación; generalmente como síntoma de una cardiopatía de cualquier tipo. Violentas contracciones cardíacas con opresión y ansiedad, peor por el menor movimiento, sentándose o inclinindose hacia adelante; debe acostarse sobre el lado derecho con la cabeza alta, y no tolera la ropa ceñida en el tórax. Cardíopatías orgánicas; miocarditis, pericarditis, endocarditis a menudo reumáticas; con soplos o lesiones valvulares que, especialmente en casos recientes, Spigelia ha podido a veces curar. Hipertrofia cardíaca. Infarto de miocardío con dolores anginosos violentos, desgarrantes, precordiales, que se irradian al omóplato izquierdo, espalda y todo el miembro superior izquierdo, hasta la mano y, a veces, al brazo derecho; con la sensación de que una mano le apretara el corazón como si fuera a romperlo o estrujarlo; con gran agravación por el movimiento o al inspirar o hacer una respiración profunda o acostándose sobre el lado izquierdo (solo puede estar sobre el derecho y con la cabeza alta); mejor por beber líquidos calíentes, a menudo con palpitaciones. Puntadas precordiales, a veces sincrónicas con el pulso. Ruidos precordiales. Los latidos cardíacos no corresponden al pulso. Sensaciones precordiales de temblor, ronroneo u ondulación. Pulso débil, irregular, tembloroso; o fuerte y lento.

COMPLEMENTARIO: Arnica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...