lunes, 11 de octubre de 2010

AETHUSA CYNAPIUM (Pequeña Cicuta. Perejil del loco)

MENTALES
*** 1 - No puede pensar ni comprender ni concentrarse; es incapaz de fijar su atención, especialmente al leer o estudiar, en niños o en casos de surmenaje o antes de un examen (una dosis 200a. la mañana del examen y otra antes del mismo [Foubister]), con ansiedad e inquietud. "Como si una barrera se interpusiera entre los objetos del mundo exterior y los órganos de los sentidos" (Hering). Idiocia en niños; oligofrenias, que a veces alterna con furor.

GENERALES
*** 6 - Trastornos de comienzo violento producidos por la ingestión de leche. Niños que no toleran la leche (ver 22), no la pueden digerir.
*** 7 - En niños o bebés alimentados desordenadamente, amamantados cada vez que lloran; o en adultos dispépticos que pican todo el día. Durante la dentición; en veranos muy calurosos.
*** 8 - Gran debilidad: el niño no puede estar parado ni sentado ni puede sostener la cabeza, con gran postración, agotamiento y somnolencia intensa; se duerme después de vomitar, de mover el vientre o de una convulsión. Configura el clásico cuadro de la toxicosis infantil, con rápido adelgazamiento.
** 9 - Convulsiones en niños, con el pulgar metido en el puño, cara roja, ojos vueltos hacia abajo, inconsciencia, insensibilidad, mirada fija, midriasis, espuma bucal, mandíbulas apretadas. Convulsiones leves o rotación de ojos al dormirse.

PARTICULARES
** 14 - Vértigo con somnolencia y palpitaciones, no puede levantar la cabeza, que se le calienta al cesar el vértigo; peor mirando hacia arriba. Cefalea presiva en la frente, como apretado por una banda o un torno. No puede sostener erguida la cabeza. Tiene la sensación de que le tironean el cabello. Cefaleas periódicas. Los síntomas cefálicos mejoran expulsando flatos o moviendo el vientre. Sensación de tener hinchadas la cabeza, cara y manos al lavarse o entrar en una habitación.
*** 18 - Marcada acentuación de los surcos nasolabiales, que da a la cara una expresión de gran ansiedad y dolor.
*** 22 - Hay una total intolerancia a la leche, sobre todo en niños ó bebés: vomita con brusco y violento esfuerzo, en chorro, la leche que acaba de tomar, líquida o, si es después de un rato, en grandes coágulos, amarillentos o verdosos, ácidos, quedando sudado, debilitado, amodorrado y somnoliento un rato, o se duerme. Al despertar, tiene hambre de nuevo, come y vuelve a vomitar. En adultos que regurgitan la comida una hora después de ingerirla, "es invalorable" (Guernsey). Náuseas al ver la comida. Vómitos violentos y bruscos, durante la dentición, de una sustancia  lechosa, espumosa, o un líquido amarillo, seguido de leche cortada, como queso. Dolores desgarrantes en el epigastrio, que van al esófago.
** 24 - Diarrea verdosa, acuosa, con tenesmo violento antes o después, seguida de sueño. Cólera infantum o en viejos. Constipación obstinada.
*** 29 - Se duerme después de vomitar, de mover el vientre o de tener una convulsión. Sueño con sacudidas violentas.
** 30 - Gran fiebre, sin sed. Toda la superficie del cuerpo está fría y cubierta de un sudor pegajoso. El niño quiere estar bien tapado cuando transpira.

COMPLEMENTARIOS
Calcárea Carbónica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...